Estabilizada la ladera norte de la peña de Arnedo para evitar nuevos desprendimientos

Se han invertido 231.000 euros para estabilizar 230 metros lineales de peña y colocar una malla protectora en aquellos tramos donde no existía

Se ha estabilizado la peña de Arnedo en su ladera norte con el fin de evitar nuevos desprendimientos que pondrían en serio riesgo la integridad física de las personas que residen y frecuentan la zona, especialmente las calles Santa Marina y San Miguel, así como sus viviendas y el patrimonio.

Publicidad

La obra ha incluido la estabilización de 230 metros lineales de la peña y la colocación de una malla de triple torsión en aquellos tramos donde no existía. De esta forma, se ha eliminado el peligro de caída de grandes bloques de piedra que afectaran a las calles y los edificios próximos. La empresa encargada de ejecutar el trabajo ha sido Geotalud, con un presupuesto de 231.000 euros.

El Ayuntamiento de Arnedo y el Gobierno de La Rioja firmaron el pasado mes de octubre un convenio de cooperación local en virtud del cual el Ejecutivo regional se comprometía a financiar el 40% de la inversión.

Visita de las autoridades
El consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y el alcalde de Arnedo, Javier García, han visitado hoy la actuación que se ha llevado a cabo para garantizar la seguridad en el casco antiguo de la ciudad del calzado.

“El Gobierno de La Rioja ha atendido en Arnedo, como no podía ser de otra manera, una situación de urgencia, ya que estaba en juego la seguridad de los vecinos que residen en el casco antiguo”, ha subrayado Carlos Cuevas. “Desde la Consejería de Fomento y Política Territorial mantenemos un permanente contacto y una estrecha colaboración con todos los municipios y sus alcaldes con el fin de resolver cuanto antes los problemas de especial interés general que pueden surgir”.

El alcalde de Arnedo ha recordado que esta actuación “es una plena garantía para que no se vuelvan a repetir durante muchos años episodios de desprendimientos, como los ocurridos en mayo del año pasado”. “Hemos respondido con celeridad y agilidad para atender un problema que mantenía en permanente estado de preocupación a los vecinos que residen en las calles Carrera, Palomares, San Miguel y Santa Mariana”.