El arnedano Mario Herce, primer arquitecto ‘passivhaus’ de La Rioja Baja

El joven arquitecto Mario Herce es capaz de diseñar una vivienda con un consumo energético casi nulo, con menos de un euro al día de gasto.

El joven arquitecto Mario Herce Laguna (1984), natural y residente de Arnedo, recibirá en breve su Certified Passive House Designer, o lo que es lo mismo, el título que confirma su compromiso con la construcción eficiente y de consumo casi nulo, siendo el primer arquitecto de La Rioja Baja en acreditarse.

Publicidad

Mario Herce está licenciado en Arquitectura Superior por la ETS de Arquitectura de San Sebastián.

Es autor del cartel anunciador de las Fiestas de Arnedo del 2011 y fue pionero en la construcción de maquetas a pequeña escala de la ciudad de Arnedo para apoyar la planificación de los Servicios de Emergencia.

Hemos querido hablar con él para conocer qué significa esta acreditación y le agradecemos su disponibilidad, especialmente en unos días en los que está a la espera del nacimiento de su primera hija.

Mario, enhorabuena por esta acreditación. ¿Realmente es posible tener una vivienda que consuma menos de un euro al día?

Sí. Gracias al Passivhaus se obtienen elevados niveles de confort interior manteniendo un consumo energético muy bajo.

¿Y qué es exactamente esto del Passivhaus?

Es un estándar de construcción que se originó en Alemania y que tiene excelentes resultados tanto en obra nueva como en rehabilitación.

¿Te imaginas pasar el invierno en tu casa sin calefacción o, como mucho, con un pequeño calefactor para toda la vivienda?, puede parecer muy difícil pero gracias a este tipo de edificaciones son ya una realidad. Pronto estaremos acostumbrados a vivir de esta manera en las Casas Pasivas, sobre todo, cuando los más escépticos empiecen a comprobar el ahorro energético y la desaparición de la llamada “hipoteca energética

Se construye de tal forma que respiramos aire de calidad las 24 horas del día, descansamos mejor, las variaciones de temperatura son inapreciables durante todo el año y todo ello sin necesitar un sistema de calefacción para los meses más fríos.

Siendo totalmente compatible con el diseño y la distribución de estancias que desee el cliente.

¿Es rentable una casa pasiva?

Además del ahorro en la factura energética de cada mes, se ha comprobado que este tipo de edificaciones tienen beneficios sobre la salud y el bienestar, que también es importante.

¿Cómo se consigue todo esto?

Tras un análisis y estudio, se diseña y construye la vivienda de tal forma que sea totalmente hermética, con grandes espesores de aislamiento continuo y sistemas de ventilación para mantener la calidad del aire interior, optimizando la energía interna de las estancias.

Como existe una continua ventilación con escaso consumo, se genera el ambiente óptimo para el descanso.

Además, como no necesitamos abrir las ventanas para ventilar, el polvo se reduce notablemente.

En definitiva, una casa pasiva ofrece bajo consumo, confort y salud.

¿Este sistema tiene mayor coste que frente a los habituales?

Es una inversión a corto plazo.

El incremento del presupuesto de ejecución material de una vivienda unifamiliar frente a los estándares de construcción habitual, puede incrementar en torno al 5%, por lo que en unos 4 ó 5 años ya se ha rentabilizado.

En el caso de construcción de bloques de viviendas nuevas, el coste es muy similar.

En las rehabilitaciones, adaptarse con los condicionantes de los estándares de la construcción antigua, puede suponer un incremento del 10% para conseguir una vivienda con certificado passivhaus.

Es una inversión a futuro inmediato, para nuestros bolsillos y para nuestro compromiso con la reducción de emisiones a nuestro cada vez más maltrecho planeta.

Las emisiones de nuestro parque inmobiliario suponen un 40% del total, más que el del parque automovilístico.

Si este sistema de construcción es tan ventajoso, ¿por qué no es obligatorio?

Precisamente nos estamos anticipando a las normativas europeas que exigirán que los edificios públicos (a partir del 31 de diciembre de 2018) y cualquier otra edificación (a partir del 31 de diciembre de 2020) sean de consumo casi nulo.

La construcción en España tiene que evidenciar un punto de inflexión lo antes posible.

¿Qué le dirías a alguien que esté pensando en construirse una vivienda?

Simplemente decirles que el gasto diario de una casa pasiva es menor de un euro al día, frente a los cuatro o cinco euros diarios de una vivienda construida con los estándares habituales, lo que supone un ahorro entre el 75% y 90%.

¿Qué más se necesita para que el Passivhaus sea un estándar de construcción habitual en nuestro día a día?

Que se de a conocer para que haya una mayor sensibilización.

Empezando por las empresas constructoras, los Ayuntamientos, demás Administraciones Públicas y particulares que empiecen a apostar por estas construcciones.

También entre los profesionales técnicos como yo, con quienes puedo colaborar en la redacción de estos proyectos.

Muchas gracias por tus explicaciones y nuestra más sincera enhorabuena.

- Publicidad -Curso de Desfibrilador en La Rioja y Primeros Auxilios para todas las edades